martes, 17 de noviembre de 2015

Visitas espectrales

William Twisse, uno de los ministros puritanos ingleses mejor conocidos, era apenas un niño en Winchester en la década de 1590 cuando recibió la visita del fantasma de un condiscípulo, diciéndole que había sido condenado. Twisse quedó tan impresionado que poco después se convirtió espiritualmente.

Con la Reforma de principios del siglo XVI, las nuevas iglesias protestantes rechazaban el concepto católico del Purgatorio como un lugar de sufrimiento temporal donde los arrepentidos purgaban sus pecados. Tanto las autoridades de la Iglesia como las estatales luchaban activamente para impedir que se aterrorizara a la población con relatos de fantasmas.


En 1523 el archidiácono del tribunal de Leicester convocó a una mujer por difundir el rumor de que el fantasma de su padre vagaba durante la noche por el vecindario. Sin embargo, parece que las autoridades no pudieron detener el torrente de relatos semejantes. El número de apariciones fantasmales registradas aumentó: la mayoría se creían una prueba de la vida de ultratumba.

La creencia en fantasmas ha continuado a través de los siglos. En 1654, Robert Grebby, capellán del New College de Oxford, prometió a sus amigos que regresaría después de su muerte para informarles si era cierto que el alma era inmortal. Al parecer cumplió su promesa apareciéndosele a su tutor, John Good, en su habitación del Balliol College, pero no se sabe lo que reveló. Hasta 1823 era una exigencia legal en Inglaterra enterrar a los suicidas con una estaca en el corazón, pues se creía que sólo así se aseguraba su eterno descanso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...